Adicción a la sal

La sal común, es un condimento que todos y cada uno de nosotros conocemos, específicamente cloruro de sodio o cloruro sódico. Su uso se remonta a tiempos lejanos, aunque no se sabe a ciencia cierta, como fue que se inicio su consumo, se tiene conocimiento que la sal ha constituido un ingrediente ya sea para sazonar o para conservar los alimentos, desde la antigüedad, e inclusive ha sido motivo de crisis económicas, desempeñando un papel importante en el desarrollo de los países.

No obstante, lo que para nosotros es algo tan común esta empezando a asombrarnos, como seguramente paso la primera vez que el ser humano, descubrió la sal como un elemento muy útil.

Sal, un antidepresivo adictivo.

Un estudio realizado en la universidad de Iowa, sugiere que la sal, en realidad, nos ayuda a mejorar nuestro estado de ánimo, la razón aparentemente es que este mineral, activa zonas del cerebro que se traducen como placer, y así disfrutamos de su consumo. El autor del estudio, el psicólogo Kim Johnson, explica que, el mecanismo se ha desarrollado a través de los años mediante un proceso evolutivo, no solo en los seres humanos, y dice que por ello no es raro encontrar animales lamiendo rocas en busca de sal.

Sabemos que la sal, dentro de nuestro cuerpo desempeña varias funciones, regula el equilibrio de líquidos, permite la transmisión de impulsos nerviosos, previene la aparición de calambres, regula el sueño y también el ritmo del músculo cardiaco, entre otras funciones, pero algo que seguramente desconocíamos es que la sal activa zonas del cerebro que también son activadas por la cocaína, evidentemente no tienen el mismo efecto, pero, podría ser la explicación, del porque cuando se limita el consumo de sal en nuestra dieta, nos rehusamos, y es que no estamos dispuestos a abandonarla, aquella persona que es privada de su ingesta, manifiesta desagrado por los alimentos que no la contienen, y son renuentes a dejar la sal, tal y como actúa un adicto a las drogas cuando se trata su adicción.

El consumo de sal actualmente esta muy extendido y muy por encima de lo que debería, el americano promedio, consume mas de 10 gramos de cloruro sódico diario, cuando la recomendación no supera los 4 gramos al día, y el cuerpo nunca necesita mas de 8 gramos diarios. Sin duda, es posible que estas propiedades recién descubiertas, suponen la explicación a que excedamos su consumo.

Soluciones.

Algunos países, han planteado como estrategia, disminuir gradualmente la sal en los productos que tienen cantidades excesivas, como tratamiento a éste efecto adictivo que responde a los mecanismos ancestrales de supervivencia, la misma mecánica se recomienda para aquellos que consumen altas dosis de este mineral, ya que sus excesos están relacionados co hipertensión, retención de líquidos, desequilibrios electrolíticos. Para llevar una dieta mas saludable, lo recomendable es reducir nuestro consumo, evitar alimentos muy procesados o comerciales, ya que estos, generalmente son ricos en sal, y quitar el salero de la mesa, requiere paciencia, pero podemos disminuir nuestro consumo de sal, sobretodo si lo hacemos gradualmente.

Fuente :Adicción a la sal

Fuente : Adicción a la sal

2014-04-25

Articulos relacionados

-
...

Deja un comentario